A ELLOS

Hoy surge la necesidad imperiosa de transmitir sentimientos empapados en palabras que nos hacen viajar a la emoción, al cariño y ternura que, de vez en cuando, invitan a salir y que lo hacen de forma ágil, sin reparo, desde un corazón desbordado por momentos tan duros como los que estamos viviendo; porque son momentos que van a marcar nuestras vidas para siempre.  Como ya lo hicieron 

otros acontecimientos en nuestro mayores, a ELLOS, quién se lo iba a decir, a NOSOTROS, quién nos lo iba a decir, en el siglo XXI… una pandemia devastadora y cruel. 

Pero ELLOS, los más longevos, nos han vuelto a enseñar que están preparados para todo, que pueden manejar esta situación a su antojo, desde la calma, desde la sabiduría.  Cuando entramos en la habitación de algunos de ELLOS, nos clavan su mirada con aplomo, con paz, asumiendo cada momento. Y cuando pensamos que con nuestros cuidados les estamos protegiendo, entonces ELLOS, nos cogen de la mano firmemente, dejando escapar una caricia suave y silenciosa, que nos hace tranquilizar, que nos da seguridad porque nos anuncian que se va a superar pronto, que seamos pacientes. ELLOS, los que deben ser cuidados, siguen haciéndolo, nos siguen cuidando. Benditos todos ELLOS, la generación de la lucha, de la revolución, de la fuerza y el cambio, del trabajo y esfuerzo, del acondicionamiento y escaso conformismo, de la superación.   ¿Por qué no les hemos preguntado a ELLOS cómo salir de ésta? Si sólo ELLOS tenían la respuesta, que en silencio argumentaban y que le han dado forma: ¿No es esto AMOR INCONDICIONAL?  Ése que no corre por las venas pero que nos mantiene a todos unidos, trabajadores y residentes, COMO UNA GRAN FAMILIA.  

GRACIAS A ELLOS, a los siguen con nosotros protegiéndonos, a los que se fueron dándolo todo, a los que buscaron  su reencuentro con personas amadas, a los que dejaron su espacio para reconducir nuestro camino, a los que nos muestran cada día cómo superar momentos duros, a los que no han cesado en el empeño de enseñarnos a madurar, a mantener la constancia, la lucha, la superación y el valor, donde no hay cabida para la derrota. Algunos, nos han dejado un hueco irreparable para hacer más fuerte a las nuevas generaciones, para que el corazón se endurezca y aprenda a afrontar y superar retos.  

Pero, pese a la amargura, al dolor y tristeza por la separación de alguno de ELLOS, nuestros residentes, a los que hemos dejado volar con el último suspiro en nuestra mano, acompañados, quedando su marca dibujada entre los surcos de nuestros dedos, a pesar de ello, esa marca es la que nos invita a seguir haciendo lo que mejor sabemos: CUIDARLES Y AMARLES INCONDICIONALMENTE.

Mª Ángeles García, directora de la Residencia DomusVi Nuestra Señora del Rosario, de Valdemoro (Madrid).

Related Posts

ISENSi

ISENSI es una compañía especializada en ofrecer soluciones innovadoras que mejoran la vida de las personas.